Saltear al contenido principal

El Observador

Me había acostumbrado a su letra imperfecta, con las íes inclinadas hacia el este, las oes sin cerrar del todo y las jotas y las pes truncadas por abajo que nunca terminaba, como si no tuviera tiempo de hacerlas descender.…

Leer más
Volver arriba